martes, 3 de abril de 2018

Crónica de un día crónica de una temporada


Queridos..amigos..de..Pirineo..total;
Sabed queridos lectores que vuestras quejas no son escuchadas. Que hubo un tiempo en que las presiones de lobbies internacionales y de los miles de lectores impedían que conciliase el sueño. Hoy, ese momento pasó. Asumid que tengo una vida y que la cuenta donde teníais que ingresar los donativos sigue a 0. Pensad en todo el esfuerzo que me supone que podáis sentaros a leer vuestra ansiada crónica. No seáis egoístas y pagad; apadrinarme y os hartareis de crónicas y de las noticias bajo la realidad de nuestras montañas. Aún así..ya que mis problemas técnicos están resueltos…allí va la primera de la temporada.

“UN DÍA CUALQUIERA”

He estado pensando en hacer un resumen de la temporada en esta crónica, pero tras meditarlo (no mucho) y hacer un balance de la misma (con la misma desgana que antes) me he dado cuenta que el mejor resumen es el día de hoy. Este día, su relato, es el reflejo más fiel de lo que ha sucedido esta temporada mejor que cualquier análisis exhaustivo que pudiese realizar.
Me he levantado a la misma hora en una mañana fría y nevada con la energía de todo el invierno. Me tomaba el café viendo los mismos coches que han pasado a esa misma hora cada día de la temporada. He abierto la app de Orgasmon para mirar el mismo parte que emiten durante estos últimos meses y he pensado que no había tanta gente como anunciaban los voceros de siempre. He bajado con el mismo síndrome de la marmota de los últimos 120 días, la misma ropa, mismas legañas….
Cuando he llegado a las estación (con ganazas) he corrido a pedir un bocata tradicional y la base de la alimentación para todo esquiador; un bacon-yeso. No ha podido ser porque hasta las 12 no dan calientes..es la hora del café y punto y además es por la otra cola. El caso es que he pensado en hacer una de mis cosas favoritas en la estación y que hago todos los días antes de empezar las clases: deleitarme con el pórtico de entrada a los baños. Desde que vi la nueva entrada a los baños empleo todos mis ratos de ocio en descubrir nuevos detalles en los relieves de la entrada. He de confesar que soy un enamorado del barroco y me quedo extasiado ante tanta solemnidad y tan esmerados detalles. Creo que algo funcional y a la par bonito nunca está fuera de lugar. Pese a sus detractores, opino que se hizo bien en descartar el estilo herreriano y que parte de la afluencia asiática de la estación se la debemos a esta joya de la ingeniería civil. Tras sufrir 2 veces el “síndrome de Stendhal” me he acercado a la escuela tambaleándome con la ventisca y la copiosa nevada para saludar a mis sonrientes compañeros.
Abro la puerta y sonriendo de oreja a oreja pongo mi dedo para fichar y no enfadar a la estudiosa antes de desear a mis 70 compañeros una grata jornada y un feliz trabajo. 2 empujones, 3 codazos y 7 caídas de diferentes  objetos como cascos y prendas de nuestro (bonito funcional y estanco) uniforme desde la puerta a mi percha, consigo meter la mochila en su sitio encajándola a base de 2 puñetazos y una patada. He de llegar a la máquina del café de Nando para mi dosis de chocolate haciéndome sitio entre la multitud de profes que como zombies miran la pantalla de su futuro próximo.
La máquina da miedo. Suena como una turbina de un avión antes de explotar pero confío en que no lo haga en ese instante y la valentía me recompensa con un momento choco-piti para ponerme las botas.
Calzado y preparado subo de nuevo arriba para asistir a una reunión que el “heraldo del mal”, nuestro querido director nos tiene a bien dar todas las mañanas. Nos informa que se abre en el día y que sigue cerrado. Hoy el alimoche estará abierto, la pala no, sabocos se verá…y me toca cursillo adulto de los sobrantes de los días anteriores que van desde el abuelo bantú hasta el niño esquimal (inuit, perdón rapaz) con todo sin pisar.
Salgo a reunirme con mi tropa asignada en el mismo sitio de siempre con paso firme y resuelto…me paro (pasa una moto) saludo a la señora cursillista de todos los días 2 pasos más adelante que me pregunta por la bandera 3, el pto 7, el tiempo que hará hoy y sobre quién es el monitor de su hijo que no se acuerda. Tras jugar al “quién es quién” con la señora un rato me reúno con mi grupo. Tratan de darme más cromos, descartes, cambios y salgo pitando con 10 de los que solo conozco 2 del día anterior.
2 cuñas, 3 virajes fundamentales, 3 paralelos, un cuña-chuss, algo parecido al sumo deslizado y yo emprendemos un descenso trabado sorteando cursillos en diagonales y manadas de niños hacia una silla de Fobas 1 azotada por el viento. Ganazas!
Nos quedamos con las ganazas de subir a Sabocos pero llegamos a Mandilar. Lo hacemos en mitad de una ventisca sin visibilidad,  ateridos de frío para proceder con la armonía (perfectamente sincronizada) de un cursillo deslizándose en pos de su monitor por el manto blanco e inmaculado…ganazas!!
Ganazas de mazarranuela. Ganazas de la pala. Ganazas del snow park. Ganazas!! Ganazas!! Ganazas!!  
La nieve es fría y compacta. No es polvo pero sigue cayendo y aumentando su espesor haciéndola cada vez más apetecible. Veo gente, esquiándola a su libre albedrío. Son orcos en su mayoría pero también hay compañeros que aprovechan sus momentos de ocio. Yo sigo trabajando y mirando por el rabillo del ojo mientras maldigo a mis compañeros.
Acabo el cursillo y salgo raudo y veloz a cambiarme para esquiar recobrada mi libertad. Lo normal sería que tras bajar la última con el cursillo con una nieve estupenda, llegase y me encontrase con una hora más, 2 ó 3 para no poder esquiar nada. Hoy no es el caso. Hoy solo sube la temperatura, cambia la nieve, se cierra de nuevo cuando bajo yo y no cojo una piedra, cojo 3 seguidas y abro el ski por la espátula.
Ganazas!!

 

lunes, 13 de marzo de 2017

Karma?



Queridos..amigos..de..Pirineo..total;
Tengo el tiempo justo para escribir esto antes de que mi conciencia se desplome y caiga en un letargo post-comida (lo que se llama siesta en el mundo seco). La primavera ha llegado sacando de la tierra florecillas y esas cosas aquí y la tasca bajo la nieve allí arriba. Parece mentira pero todavía no salen pescadillas o chipirones en la nieve que tenemos en pistas y eso solo quiere decir que deberían cambiar de super-mercado los que la encargan. Al menos así, ya que estamos cansados de la nieve que nos ha tocado, podríamos pescar algo para cenar. Es el parte de la nieve queridos amiguitos; sol, moscas y nieve polvo pescadería si me permitís el guiño de marketing.

“EL KARMA”
El karma es algo que te devuelve la vida por tus actos se supone. No tengo muy claro si es de esta temporada o de anteriores el remanente que se guarda de actos para, dosificadamente, devolvértelo en un futuro. El concepto budista se me escapa, lo cruel del asunto no.
Karma es cogerte un día de fiesta tras una prolongada etapa de trabajo sin parar y que nieve ese mismo día un considerable espesor de polvo; fresco y suave, con aromas de norte y taninos escarchados. Karma es cuando subes y ha nevado por la noche, mientras la mañana es coronada por la salida del sol invictus por detrás de Mandilar y …es sábado de 6 horas, reunión y cintas para no probar bocado. Karma es cuando tras escuchar alertas de nieve de meteoro y demás metelapatólogos subes con tu arva, tu sonrisa y tu esperanza y llueve ya que tienes tiempo para ti y para esquiar y no era un día de orcos y además….y…y…Todo eso es karma. Mal karma más concretamente. Habrá alguno que lo tenga bueno. Seguro que sí; conozco varios. De hecho tengo una lista con sus nombres y sus direcciones.
Al principio no te das cuenta. Las cosas pasan. Un día quedas para esquiar con alguien cuando acabes tus clases. Alguien por ejemplo un amigo, una novia, tu prima de Cuenca (..) Tus horas han aumentado hasta 6 cuando toda la semana estabas en 3. Mala suerte tengo..qué casualidad…El karma está allí. Más adelante te das cuenta que la nieve a las horas en las que ibas se trasformaba. Otro fastidio. El karma sigue allí. Un buen día, aprovechas que no hay gente para llamar a tu prima de Cuenca (tu novia, tu casero, tu corredor de apuestas..) y aprovechar a esquiar con ella (él, ellos, ellas.) Ese día, la maldita providencia, hace que te salgan 2 horas más de Yanel, niños, calor y la consiguiente guardia. El mismo día mientras te cagas en la puta casualidad y las jodidas casualidades del destino empiezas a buscar culpables; oficinas, furrieles, conserjes, maletines, heraldos…..Pero mientras te acercas a Yanel agarrando de la mano a Pablito observas como la nube que cubría el cielo se retira dejando paso al infame sol. En ese momento sabes que es el karma. El mal karma.

“La edad del niño es proporcionalmente inferior cuanto más calor hace” se cumple: karma. “A más nivel del grupo peor nieve”, pleno: karma. “Cuanto mejor nieve más curro” positivo: karma. Todos los tópicos negativos te los hace constatar el puto karma. “Cuanto más madrugas, más esperas”. “Cuanto menos abrigo más frío”. “Cuanto menos tiempo, más cola en Mandilar”. Karma.Karma.Karma.
Desde aquí, tengo que hacer una lista y enmendar este karma, para Pirineo total; Rustav Cristiania.

Cuarto milenio

Queridos..amigos..de..Pirineo..total;

Cosas inexplicables que ocurrieron en Febrero;
Mi buen amigo Iker Jimenez prepara un programa en directo desde Panticosa. La nave del misterio parece que va a navegar en nuestras montañas ante los insólitos hechos que acontecen en la estación conocida como la “Joya del Pirineo” o “La pequeña Suiza” o “El valle encantador más parecido a Aspen de los Pirineos” o (..)
El misterio empieza no muy lejos de la escuela; a unos escasos metros de ella. En ese punto se yergue una pequeña cabaña de madera que dicen (tal y cual) se encuentra encantada. Parece ser que hace mucho tiempo, se disparaba desde ella contra la montaña de la bandera para tirar avalanchas. No está muy claro su verdadera función o si esto es real. En cualquier caso esto sería cuando Klaus era auxiliar y se esquiaba con cantos de bronce. Hay esquiadores que aseguran escuchar voces y otros juran ver espectros de cursillistas merodeando la cabaña. Tras arduas investigaciones lo que si se ha constatado es que hay un punto en la caseta donde la nieve se deshace inexplicablemente rápido. Independientemente del frío o de la nieve que caiga, en esa esquina maldita, la nieve desaparece súbitamente. Se analizaron las corrientes de aire, la posibilidad de un sima que conduzca calor y otras posibilidades geotermales de la zona dando negativo todas ellas. Puede que en tiempos remotos allí se erigiese un altar neolítico y haya sido un lugar de culto para deslizadores desde entonces según el doctor Mac kintons del CETI. Puede existir en ese punto una zona telúrica que haga que la energía aflore a la superficie y funda la nieve pero a ciencia cierta se trata de un misterio hasta ahora. Ayer fui al punto ese a mear y pude constatar que la nieve se había fundido y entendí porque el equipo de investigación tardó tan poco tiempo en acabar con sus pruebas; un olor nauseabundo. Casualidad?  No lo creo..
Otro de los misterios fue el milagroso suceso que aconteció en la montaña de Mandilar. Uno de nuestros monitores se encontraba allí disfrutando de un momento de tiempo libre cuando lo inexplicable lo golpeó. Fuentes cercanas al monitor que fueron testigos presenciales corroboran las palabras de la víctima. Tras analizar las declaraciones del profesor y los testigos, todo apunta a una abducción. “Estaba esquiando en una pala que tiene una orientación (…) la hora sería exactamente las 15.37 porque me acuerdo perfectamente que (…). Llevaba unos esquíes ideales para la práctica de ese tipo de nieves (…) ya que tienen unas cotas (…) y además por su inclinación y morfología (..) que si le añadimos que (…)” dijo el protagonista de lo insólito. Esto entre muchos más tecnicismos que una persona de su entorno nos sintetizó más tarde y mucho más rápido para un formato de noticia como este. “Una pala pendiente y soleada en una hora que la nieve se estaba transformando rápidamente en pesada. Si, las 3 de la tarde aproximadamente.”
Preguntado por el hecho en sí, la víctima, utilizando un lenguaje taurino para simplificarnos su florida y ultra-técnica verborrea nos lo describió así: “(…) acabada esa curva, comienzo la siguiente. La hago (…) porque las circunstancias (…) y además es mi costumbre (…) ya que (..) y teniendo en cuanta la sensación de la nieve(…) ya a mitad de la curva sentí que…las curvas quiero explicar…que (…). En la fase de conducción, todavía sin llegar a máxima pendiente porque (…)”. Sería muy largo de contar aquí y tendríamos que hacer entrega por fascículos si quisiésemos plasmar las palabras del interesado en su totalidad. El párrafo anterior es un pormenorizado relato de medio giro en la pala de los sucesos que una persona de su entorno nos sintetizó más tarde y mucho más rápido utilizando su lenguaje: El “menda” comenzó a bajar y en el primer giro soltó una colada que siguió su curso lentamente por la pendiente. El “prenda” siguió esquiando sin darse cuenta que lo que seguía bajando era cada vez más grande. Tan extasiado estaba en su faena que sus trayectorias se cruzaron en un momento de la pendiente sorprendiendo a propios (el “nota”) y extraños (personas de su entorno y testigos). El “capeador” oyó un bufido enorme y un estruendo tremendo como un vitorino. La gran mole empitonó (a las 3 de la tarde) y revolcó al “niño de la pala” con toda su bravura. Una cornada tras otra sufrió el “matador” hasta que paró ese bragado y zaíno morlaco de la ganadería de aramon. Más cornadas dan los cursillistas diría después el interesado. El silencio se adueñó de la plaza (pala perdón) y la sombra de lo insólito se cernió sobre el tendido. Durante unos segundos el torero desapareció; una puerta a otra dimensión, marcianos abduciendo al maestro?. De repente un murmullo lejano y más tarde un verbo florido para pasar a la visión de una figura de largos miembros y oscura faz. Un humanoide de otra dimensión? No. El maestro resurgiendo de lo insólito que lo enmudeció por unos segundos. Coincidencia? No lo creo. La nave del misterio pudo demostrar que el portal interestelar no devolvió todo lo que se tragó; se había cobrado unos esquíes.
Desde Cuarto milenio, para Pirineo total; Rustav Cristiania.  


lunes, 16 de enero de 2017

Nada nuevo sobre la nieve



Queridos..amigos..de..Pirineo..total;
Es la primera crónica de una temporada en la que ya llevamos un más de un mes. Pasó el puente y la Navidad se sucedió con todos inmersos en un día de la marmota del que nada destacable para escribir una crónica me obligase a sentarme aquí.  Y hoy 16 de Enero del año de Klaus del 2017, los hechos y sucesos acontecidos me empujan a inaugurar esta temporada.
Ha nevado. Y ha vuelto a nevar de manera considerable. Con anterioridad los gurús y las páginas metelapatológicas daban alertas por todo; vientos, frío, nieve y toses. Que si rola el viento a NO, que si entra una masa de frío de no sé dónde, que si Pascual, que si tal (..) Pues gratamente han acertado porque tenemos un paquetín y ahora suena el viento fuera de mi casa. El caso es que yo no confiaba mucho en nada de lo que decía la profecía y subí en chanclas y bañador a darme unas clases y disfrutar del resto de la jornada con los colegotes; fumando y bebiendo copas con sombrillas mientras alguna pinchaba buena música.
Ese día acabé tosiendo y con los mocos a nivel de las gafas de ventisca. Solo abrió mi sector, el resto de sectores cerraron y eso  que se extienden hasta el infinito, que jamás se pone el sol y tienen diferentes usos horarios. Pues todo cerrado menos este pequeño e irreductible lugar que resiste sin pócimas ni nada. Que viene el lobo y yo …pues que me pilló.
En fin lo de siempre porque no hay nada nuevo sobre la nieve…Jornada siguiente se para el viento (en mi sector) y cae más y más nieve. Manadas de orcos rebotados de otros sectores amanecen en (no voy ni a mencionar la pequeña Suiza) Panticosa a quemar cosechas, matar ganado y violar nuestras mujeres. Para colmo van y abren el valle de arriba y todo se convierte en una vorágine de sangre y odio. Difusión : #orcos en la petit suisse #soy yo paquetón? #mocos orcos y ansiedad.
Y allí estoy yo (que he venido a disfrutar) rodeado de colegotes que esquían/surfean en el mismo metro cuadrado y nunca miran adelante o a los laterales.” Mírate el nose arkaitz. Solo el nose que si no, no molas”. Gente que se llama por el móvil para decir dónde ha pillado una piedra y que la cojan el resto de la panda se desparramaban por todos los lados. “Tío, vamos a la pala de Petrosos (significativo el nombre ya….Petro de piedra, osos de cantidad y de animal) que no hay base y mola”. Lo dicho, no hay nada nuevo sobre la nieve. Lo de siempre.
La nieve seguía cayendo y acumulándose augurando días mejores para los que venimos a disfrutar. Aceptación y santificar la nevada con deleite en mi ya abultados años de esquiador. Atrás quedaron los insultos y el desprecio hacia orcos y acólitos. Ni un resquicio a la ansiedad dejé. Ni una mirada al delgado técnico en una mar de ansiedad. Una paradita incluida para un chocolate y una agradable reunión con la vieja guardia de la escuela media (samurái incluido) para seguir bajando de nuevo en lo poco que dejaban las estampidas de orcos.
Y hoy… pues un metro después…pues….han cerrado. El día fue ayer amiguitos. Nada nuevo sobre la nieve. El patrón se cumple año tras año. Hay que fluir…Y sobre todo saber de qué sector eres pase lo que pase.  Yo vengo a disfrutar (..)
Desde kely, para Pirineo total; Rustav Cristiania.




lunes, 4 de abril de 2016

Día del limbo yonky



Queridos…amigos..de..Pirineo..total;
Se ha acabado. Todavía no me lo creo. Después de tantos días seguidos parece mentira que esté pasando esto. Estoy solo. Hace un momento he llamado al delgado técnico para romper este silencio que pesa como una losa. Llevo casi 24 horas sin escuchar el sonido metálico y  monótono de una silla o una cinta. No he oído gritos ni nadie me pregunta cuándo vamos a la azul. El reloj no existe hoy y eso que aún son 822m de h. Pero cuando estaba tomando el mismo café a la misma hora mirando el mismo sitio como en los últimos 104 días me sentía triste. Mejor que triste la palabra adecuada para mi estado anímico sería vacío. Este parón en seco de 220 a 0 siempre produce un estado melancólico que requiere breves esquiadas y dosis controladas de compis.

“Fin de temporada en el sector”
Ahora podré dedicarme a mis clases de violín a tiempo completo. Ayer hicimos los últimos giros oficiales y remunerados de esta temporada. Oficialmente estamos libres en el mundo nieve y pasamos a ser orcos. En nuestro nuevo status ya no tenemos otras obligaciones que las propias morales y legales; se acabó sonreír a niños extraños, ceder el paso y no insultar al que se cruce. Algunos, con stress post-traumático, como Hansonator (ahora conocido cómo Brutus) todavía vivirá viendo niños y pensando que son sus cursillos durante 1 ó 2 meses. Pero eso también pasará.
Ayer no solo fueron los últimos giros oficiales o  Estrimales de la temporada, también fue una jornada de bautizos, cantos regionales, exaltación de la amistad, reuniones, recogidas de material, “paradas técnicas” , paradas programadas, paradas en seco (alguno pilló que yo lo vi) y esas cosas….también fue de despedidas. Algunas despedidas típicas y otras más, mucho más tristes.
Lo importante es que un año más, fieles a un ritual que se remonta a los tiempos de los cantos de cobre y las piedras grandes, esquiamos tranquilamente hacia el mundo seco. Nos saludamos como si lo hubiésemos hecho con un dragón y asentimos con los improperios a la autoridad. Nos tomamos algo con el saber de deber cumplido y nos formulamos promesas que nunca se cumplen como:
1-      Nos juntaremos todos y haremos una cena/comida
2-      Nos juntaremos todos y esquiaremos en Francia
3-      Nos juntaremos todos y haremos un pacto sagrado de nieve.
4-      Nos juntaremos todos y subiremos en travesía (jajajaaja) a no sé dónde..(que está aquí al lado según Camarón. A una hora. Para él todo está a una hora)
Todo porque nos sentimos aliviados y todavía estamos borrachos de nieve en sangre sin prisas. Es el limbo yonki-esquiador que es una mierda muy buena pero que dura poco.
Este año nos juntamos a merendar (y beber básicamente) luego. Me dicen que se hace siempre pero a la lista anterior entonces le falta el número 5 de iremos todos a la cena de escuela. Allí entre la algarabía final y el ya dicho limbo, te vienes arriba. Hace escarnio de todo y de todos. Bromas con los presentes y los ausentes (sokom sin capucha!!) porque nadie parece quién es. Todos somos más delgados (no tú no!) más limpios (tú tampoco) tenemos ojos, pelo (a veces limpio o sin chafar) manos debajo de los guantes...esas cosas que jamás hubieses pensado. Borrachos y desinhibidos y amparados en la multitud es el momento de ajustar cuentas tirando pan a quién no le deja correr al mismísimo campeón de España de snow (no te vayas cabrón) al que te puso la guardia aquel día, el niño, se confundió sus guantes, te pasó un cromo (..)
Y cuando estás “on fire” borracho de nieve no programada, fluyes, te vienes arriba y acabas cantando en un karaoke “Amo la vida y amo el amor” del trovador Julio Iglesias. Das vivas a Roldán y mañana (si te deja el Avalanchero) igual es otro día. Y ya no hablo de las deserciones de tantos empezando por Ian Lapayón.
Nota en mi descargo; cantó todo el mundo en el karaoke. Padawan (a dúo con Avalanchero) Barricada. Juanyón, Kevín 2m, Land y Analén el cuarteto de las flores en do menor para cuerda del mov3 sonata para Yanel. Nano-trainer , Hansonator, Estufaduca y La Bien-hablada (a los coros N. Basal) y no es coña (lo juro yo estaba allí) cantaron “mamita mia”. Macgiver cantó muchas siendo el único que se lo merecía y luego en homenaje al snow más traidor, despegado y marrullero de la sierra llegó Queen .  Lo dicho; alcohol y limbo.
Desde el mundo seco, para Piri total; Rustav Cristiania.